jueves, 10 de enero de 2008

Piriápolis

Publico en caliente a instancias de mi Hermana Geisha, que al fin y al cabo también entiende que en caliente vivimos, pensamos, soñamos.

Buenos Aires, amante gataflórica, te mata en el lecho y te llora al despedirte con concierto de fuegos que titilan. Y uno tira la añoranza por la borda, la arranca de a jirones y piensa que se hunde. Pero se rescata como los tesoros. Cómo será que fatigué ríos y rutas para que un viejo como el mar venga a decirme que se me nota la nostalgia en la cara y en el alma. Tendré que consagrarla al mar a ver si me la devuelve. Tendré que consagrarla al fuego, que no hay llama que olvide tanto.

4 comentarios:

juana dijo...

mierda mierda mierda.com

Fakiu, qué decirte? afilada las palabras de una memoria que no para, ni en vacaciones.

cuidate hermanito. se lo quiere tanto por estos lares...donde también hay río...

Paula Carri dijo...

Me encantó. El mar te sienta bien. saludos!

La matan"c"era dijo...

Bello, simplemente, bello todo

Faco dijo...

Juana: A veces es así... yo también te quiero. Cuidate.

Paula Carri: Gracias. El mar me sienta bien cuando no me sienta de culo una ola gigantesca.

La matancera: Gracias.